La industria nacional no está conforme

Published 4 meses ago -


Privados y públicos mendocinos desconformes con el plan Renovar

Pescarmona reclama cambios a nivel nacional que le permitan a las empresas nacionales competir en igualdad de condiciones frente a aquellas internacionales que vienen con subsidios financieros.

Frente a los resultado adversos que obtuvieron los proyectos mendocinos destinados a la producción de energía de fuente eólica, Luis Menotti Pescarmona titular de IMPSA WIND, dijo a la prensa regional que las condiciones de la licitación Renovar I no tuvo en cuenta si los oferentes eran empresas nacionales, que generan empleo y aportan a la Nación o si venían de afuera, sin mayor compromiso, y hasta empujadas por el dumping en sus países que les permite mejorar las ofertas.

La posición de Pescarmona es secundada por la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza (Asinmet) cuyo tituar es Pedro Bizzotto y del de la Unión Industrial de Mendoza, dirigida por Mauricio Badaloni.

Pescarmona, recuerda que “la metalmecánica tuvo en Mendoza 40 mil puestos de trabajo directos, algo que se multiplica por cinco con los indirectos. Nosotros -dice en referencia a IMPSA- teníamos 2.000 y ahora somos 850. Hemos perdido 1.250, pero hay que multiplicarlos por 5, 6 o 7, que son precisamente los indirectos. Esos se han perdido. La culpa no es de este gobierno”.

Pescarmona dijo a los colegas de Mendoza Online que no le gustó cómo se ha hizo la última licitación de energías renovables y considera que hubo discriminación. Considera también que habrá un problema de transporte de la energía, no porque no se puedan hacer líneas sino porque representa un problema técnico.

Respecto de las condiciones de la licitación, el mendocino dijo que la ley de financiamiento a lo eólico fabricado en la Argentina debió haber estado sancionada antes de la licitación. Cinco por ciento a 10 años contra 3 por ciento a 20 años que tienen los chinos. “Insuperable. Nos duplica el costo.” Dijo.

Desde el estado provincial

Desde el gobierno de la provincia, el subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú explicó muy didácticamente en una video que subió a youtube, la base técnica económica por la que Mendoza quedó a fuera en la primera ronda del Renovar I y que produce el desencanto del empresariado local.

Dijo que un equipo eólico fabricado en la Argentina, tiene un costo relativamente alto por tratarse de una industria en desarrollo y por carecer de una línea de financiamiento competitiva, por lo que el inversor no tiene más remedio que acudir en muchos casos a financiamiento internacional caro y la combinación de precio alto y financiamiento caro indefectiblemente termina dando un costo por megavatio/hora alto.

Sostiene que el mismo análisis hecho para un equipo importado –la misma máquina– fabricada en China que tiene una industria con escala enorme y que tiene recorrida buena parte de la curva de aprendizaje, tiene un costo menor.

Pero además –lo más importante-  es que las empresas chinas tienen financiamiento muy barato de la mano de su agencia de exportación que trabajan muy bien pavimentando el camino de entrada de sus productos.

Entonces la combinación de un costo bajo y un financiamiento competitivo da como resultado, indefectiblemente, un megavatio hora más barato que el producido por un equipamiento argentino.

Chino ¿Cuánto más barato?

La última licitación mostró que la diferencia de valor entre los productos chinos y argentinos, es de us$ 25, por lo que es posible deducir que en esta etapa lo que ha preferido el gobierno es contratar energía producida y financiada por equipo importado.

Nuestro trabajo, como gobierno, es tener una visión un poco más integral de la situación y analizar qué hay detrás de estas dos alternativas.

En el caso un equipo nacional el 30% del costo es mano de obra, pero ¿qué significa mano de obra? Trabajo y salario pagados a trabajadores técnicos e ingenieros argentinos que además gastan y pagan impuestos. Tenemos otro 30% como mínimo de materia prima y componentes nacionales producidos en la mayoría de los casos por pymes que a su vez tienen empleados a los cuales se les pagan salarios y esos empleados gastan e invierten en Argentina generando un círculo virtuoso dentro de la economía nacional.

El Plan Renovar prevé además, entre un 10 y un 15 por ciento de impuestos que pasan a ser parte del costo del equipamiento y que van a impactar en las arcas del Estado argentino, lo que ayuda a pagar los salarios de los maestros, de los bomberos, los policías, los doctores y todos los servicios que tiene que prestar el Estado en su función esencial.

Pasando esto a  números, estamos hablando que en definitiva un 75% del costo del equipo se vuelca la economía nacional.

Estimamos que un equipo argentino está costando aproximadamente entre un MMus$ 1,5 por Mwh x  0.75 nos da un valor de MMus$ 1,125 por cada Mw/h producido que es volcado a la economía argentina.

Si hacemos el mismo análisis con un equipo importado, de las mismas caracterísiticas, en este caso enfocándonos en el diferencial del costo de la energía, generando 8.760 horas por año por 0.45 de factor de capacidad que sería un valor razonable para un equipo no patagónico para un proyecto no patagónico multiplicado por  el  diferencial de tarifa que estuvimos analizando más arriba  –25 dólares–, para el tramo de este valor de la ecuación, obtenemos un valor por año de us$ 98.550  en un contrato de compraventa de energía PPA y por 20 años, el diferencial acumulado da un valor aproximado de MMus$ 1,972 de diferencia acumulada en favor de la energía producida por un equipamiento importado.

Ahora bien ¿Cómo hacemos para comparar el beneficio de fabricar un equipo en Argentina contra el beneficio de la energía más barata producida por un equipo importado?

Básicamente, lo que tenemos que hacer es una línea de tiempo de 20 años donde veremos que en el primer año vamos a tener el beneficio generado por la fabricación el equipo en la argentina: MMus$ 1,125 y por otro lado a lo largo del tiempo se irá acumulando paulatinamente el flujo de caja proveniente del ahorro por menor costo de la energía.

Lo que da como resultado MMus$ 1,97 ¿Cómo hacemos para comparar en el tiempo estas dos magnitudes? Utilizamos una fórmula financiera denominada  Valor Presente Neto. Para hacer este cálculo necesitamos, por un lado, el flujo de caja por un período determinado y una tasa de descuento –en caso argentina– de acuerdo la última toma de crédito internacional, que podemos establecer en 8% anual, bastante optimista, mostrando una foto positiva, debíamos para el flujo de caja generado por el ahorro de energía.

Cuando uno ve el descuento del MMus$ 1,97 a lo largo de 20 años y lo traemos a valor presente, descontados al 8% nos damos cuenta que este se transformó en us$ 967 mil, por lo que no estoy comparando MMus$ 1,125 contra MMus$ 1,97 sino que estoy comparando MMus$ 1,125 contra us$ 967 mil.

¿Qué significa esto? que el valor agregado de la producción nacional es superior al ahorro generado con el diferencial de tarifa de un equivalente importado.

Esta cuenta que no es muy complicada de hacer aparentemente no fue tenido en cuenta por los que definieron la política para lanzar el plan Renovar

Mucha gente pregunta ¿por qué entonces en Chile o en otro país están haciendo lo mismo? la respuesta es muy simple y tiene fundamento económico en que nosotros apuntamos a la fabricación nacional del equipo y si supiéramos que este 30 por ciento de mano de obra o es dedicado a otro tipo de tareas de mayor valor agregado entonces sí, nos convendría invertir esta mano de obra en un recurso escaso en la fabricación de otro tipo de componentes importar equipamiento del exterior.

No es la realidad argentina fabricamos a equipos y esta gente que está trabajando probablemente se va a volver a la casa a cobrar planes o en el mejor de los casos a pegar ladrillos  sin ningún tipo de beneficio social ni laboral.

La ecuación realmente indica que el valor agregado nacional es superior al beneficio por una eventual tarifa menor y esperamos que esta conclusión se ha tenido en cuenta a la hora de definir las reglas de renovar II

 

 

 

 

 

———————————————————————————————–

EMESA

Es la Empresa Mendocina de Energía Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria que está compuesta actualmente por el Estado Provincial y los municipios. Es una empresa estatal de derecho privado que ejecuta la política energética de Mendoza, administra los activos energéticos y busca la maximización de la renta económica y social, incrementando la riqueza de los mendocinos y contribuyendo en la diversificación de la matriz de generación energética en forma equilibrada, sostenible y sustentable.

La provincia de Mendoza se presentó con doce proyectos (solar fotovoltaica, eólica e hidroeléctrica) a la convocatoria abierta nacional e internacional, realizada por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, para la  contratación  en  el  Mercado Eléctrico  Mayorista  de  energía eléctrica  generada  sobre la base de fuentes  renovables,  Programa  Renovar (Ronda 1).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Privados y públicos mendocinos desconformes con el plan Renovar

Pescarmona reclama cambios a nivel nacional que le permitan a las empresas nacionales competir en igualdad de condiciones frente a aquellas internacionales que vienen con subsidios financieros.

Frente a los resultado adversos que obtuvieron los proyectos mendocinos destinados a la producción de energía de fuente eólica, Luis Menotti Pescarmona titular de IMPSA WIND, dijo a la prensa regional que las condiciones de la licitación Renovar I no tuvo en cuenta si los oferentes eran empresas nacionales, que generan empleo y aportan a la Nación o si venían de afuera, sin mayor compromiso, y hasta empujadas por el dumping en sus países que les permite mejorar las ofertas.

La posición de Pescarmona es secundada por la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza (Asinmet) cuyo tituar es Pedro Bizzotto y del de la Unión Industrial de Mendoza, dirigida por Mauricio Badaloni.

Pescarmona, recuerda que “la metalmecánica tuvo en Mendoza 40 mil puestos de trabajo directos, algo que se multiplica por cinco con los indirectos. Nosotros -dice en referencia a IMPSA- teníamos 2.000 y ahora somos 850. Hemos perdido 1.250, pero hay que multiplicarlos por 5, 6 o 7, que son precisamente los indirectos. Esos se han perdido. La culpa no es de este gobierno”.

Pescarmona dijo a los colegas de Mendoza Online que no le gustó cómo se ha hizo la última licitación de energías renovables y considera que hubo discriminación. Considera también que habrá un problema de transporte de la energía, no porque no se puedan hacer líneas sino porque representa un problema técnico.

Respecto de las condiciones de la licitación, el mendocino dijo que la ley de financiamiento a lo eólico fabricado en la Argentina debió haber estado sancionada antes de la licitación. Cinco por ciento a 10 años contra 3 por ciento a 20 años que tienen los chinos. “Insuperable. Nos duplica el costo.” Dijo.

Desde el estado provincial

Desde el gobierno de la provincia, el subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú explicó muy didácticamente en una video que subió a youtube, la base técnica económica por la que Mendoza quedó a fuera en la primera ronda del Renovar I y que produce el desencanto del empresariado local.

Dijo que un equipo eólico fabricado en la Argentina, tiene un costo relativamente alto por tratarse de una industria en desarrollo y por carecer de una línea de financiamiento competitiva, por lo que el inversor no tiene más remedio que acudir en muchos casos a financiamiento internacional caro y la combinación de precio alto y financiamiento caro indefectiblemente termina dando un costo por megavatio/hora alto.

Sostiene que el mismo análisis hecho para un equipo importado –la misma máquina– fabricada en China que tiene una industria con escala enorme y que tiene recorrida buena parte de la curva de aprendizaje, tiene un costo menor.

Pero además –lo más importante-  es que las empresas chinas tienen financiamiento muy barato de la mano de su agencia de exportación que trabajan muy bien pavimentando el camino de entrada de sus productos.

Entonces la combinación de un costo bajo y un financiamiento competitivo da como resultado, indefectiblemente, un megavatio hora más barato que el producido por un equipamiento argentino.

Chino ¿Cuánto más barato?

La última licitación mostró que la diferencia de valor entre los productos chinos y argentinos, es de us$ 25, por lo que es posible deducir que en esta etapa lo que ha preferido el gobierno es contratar energía producida y financiada por equipo importado.

Nuestro trabajo, como gobierno, es tener una visión un poco más integral de la situación y analizar qué hay detrás de estas dos alternativas.

En el caso un equipo nacional el 30% del costo es mano de obra, pero ¿qué significa mano de obra? Trabajo y salario pagados a trabajadores técnicos e ingenieros argentinos que además gastan y pagan impuestos. Tenemos otro 30% como mínimo de materia prima y componentes nacionales producidos en la mayoría de los casos por pymes que a su vez tienen empleados a los cuales se les pagan salarios y esos empleados gastan e invierten en Argentina generando un círculo virtuoso dentro de la economía nacional.

El Plan Renovar prevé además, entre un 10 y un 15 por ciento de impuestos que pasan a ser parte del costo del equipamiento y que van a impactar en las arcas del Estado argentino, lo que ayuda a pagar los salarios de los maestros, de los bomberos, los policías, los doctores y todos los servicios que tiene que prestar el Estado en su función esencial.

Pasando esto a  números, estamos hablando que en definitiva un 75% del costo del equipo se vuelca la economía nacional.

Estimamos que un equipo argentino está costando aproximadamente entre un MMus$ 1,5 por Mwh x  0.75 nos da un valor de MMus$ 1,125 por cada Mw/h producido que es volcado a la economía argentina.

Si hacemos el mismo análisis con un equipo importado, de las mismas caracterísiticas, en este caso enfocándonos en el diferencial del costo de la energía, generando 8.760 horas por año por 0.45 de factor de capacidad que sería un valor razonable para un equipo no patagónico para un proyecto no patagónico multiplicado por  el  diferencial de tarifa que estuvimos analizando más arriba  –25 dólares–, para el tramo de este valor de la ecuación, obtenemos un valor por año de us$ 98.550  en un contrato de compraventa de energía PPA y por 20 años, el diferencial acumulado da un valor aproximado de MMus$ 1,972 de diferencia acumulada en favor de la energía producida por un equipamiento importado.

Ahora bien ¿Cómo hacemos para comparar el beneficio de fabricar un equipo en Argentina contra el beneficio de la energía más barata producida por un equipo importado?

Básicamente, lo que tenemos que hacer es una línea de tiempo de 20 años donde veremos que en el primer año vamos a tener el beneficio generado por la fabricación el equipo en la argentina: MMus$ 1,125 y por otro lado a lo largo del tiempo se irá acumulando paulatinamente el flujo de caja proveniente del ahorro por menor costo de la energía.

Lo que da como resultado MMus$ 1,97 ¿Cómo hacemos para comparar en el tiempo estas dos magnitudes? Utilizamos una fórmula financiera denominada  Valor Presente Neto. Para hacer este cálculo necesitamos, por un lado, el flujo de caja por un período determinado y una tasa de descuento –en caso argentina– de acuerdo la última toma de crédito internacional, que podemos establecer en 8% anual, bastante optimista, mostrando una foto positiva, debíamos para el flujo de caja generado por el ahorro de energía.

Cuando uno ve el descuento del MMus$ 1,97 a lo largo de 20 años y lo traemos a valor presente, descontados al 8% nos damos cuenta que este se transformó en us$ 967 mil, por lo que no estoy comparando MMus$ 1,125 contra MMus$ 1,97 sino que estoy comparando MMus$ 1,125 contra us$ 967 mil.

¿Qué significa esto? que el valor agregado de la producción nacional es superior al ahorro generado con el diferencial de tarifa de un equivalente importado.

Esta cuenta que no es muy complicada de hacer aparentemente no fue tenido en cuenta por los que definieron la política para lanzar el plan Renovar

Mucha gente pregunta ¿por qué entonces en Chile o en otro país están haciendo lo mismo? la respuesta es muy simple y tiene fundamento económico en que nosotros apuntamos a la fabricación nacional del equipo y si supiéramos que este 30 por ciento de mano de obra o es dedicado a otro tipo de tareas de mayor valor agregado entonces sí, nos convendría invertir esta mano de obra en un recurso escaso en la fabricación de otro tipo de componentes importar equipamiento del exterior.

No es la realidad argentina fabricamos a equipos y esta gente que está trabajando probablemente se va a volver a la casa a cobrar planes o en el mejor de los casos a pegar ladrillos  sin ningún tipo de beneficio social ni laboral.

La ecuación realmente indica que el valor agregado nacional es superior al beneficio por una eventual tarifa menor y esperamos que esta conclusión se ha tenido en cuenta a la hora de definir las reglas de renovar II

 

 

 

 

 

———————————————————————————————–

EMESA

Es la Empresa Mendocina de Energía Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria que está compuesta actualmente por el Estado Provincial y los municipios. Es una empresa estatal de derecho privado que ejecuta la política energética de Mendoza, administra los activos energéticos y busca la maximización de la renta económica y social, incrementando la riqueza de los mendocinos y contribuyendo en la diversificación de la matriz de generación energética en forma equilibrada, sostenible y sustentable.

La provincia de Mendoza se presentó con doce proyectos (solar fotovoltaica, eólica e hidroeléctrica) a la convocatoria abierta nacional e internacional, realizada por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación, para la  contratación  en  el  Mercado Eléctrico  Mayorista  de  energía eléctrica  generada  sobre la base de fuentes  renovables,  Programa  Renovar (Ronda 1).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

95 recommended
511 views
bookmark icon