El barril criollo sacudió el avispero

Published 3 meses ago -


Luego de que se conociera el plan del Gobierno de ubicar el precio interno del crudo en los niveles internacionales, vía quita paulatina de los subsidios a la producción , el ministro de Energía, Juan J.  Aranguren  aseguró que el precio no iba a bajar abruptamente. “Nadie tiene en mente un precio por debajo de los u$S 50 a u$S 55”. La respuesta del ministro anida en un  de plan de política energética en donde las variables se le escapan de las manos: bajar los costos de producción fuertemente y que el mercado se maneje a través de la oferta y la demanda, es decir, que los precios se acomoden por si mismos.

Pero el cruce de intereses es fuerte. Solamente para las gobernaciones está en juego una crifra de 293 millones de dólares en concepto de regalías .  YPF bajó la producción por los altos costos  de producción -donde influyen los laborales- y  la caída del precio internacional del crudo . Para que la actividad salga de su letargo comenzaron las conversaciones con los gobernadores. Vaca Muerta descansa en las tierras patagónlcas  teniendo un potencial, según la Agencia Internacional de Energía de  21.000 millones de m3 de gas y cerca de 27.000 millones de barriles de petróleo y es el tercero en el ranking del mundo en shale. Si todo va bien, los ingresos  provenientes de este yacimiento serían cuantiosos a partir de los próximos dos años y la Argentina podría a volver al autoabastecimiento.

Los gobernadores patagónicos están crispados porque advierten que el impacto de la medida sería perjudicial para las provincias donde el nivel de recaudación por regalías se arrima a los 300 millones de dólares, además de provocar la pérdida de empleos de mano de obra.

Todos calcularon el precio del barril entre 65 y 49 dólares sobre un dólar de 17,92 pesos como se establece en el Presupuesto Nacional para 2017.

Los sindicatos  se resisten a pesar de la promesa de una reactivación que abrirá muchas fuentes de trabajo. La negociación es ardua y difícil . Ninguno quiere resignar beneficios y al Gobierno le urge consolidar un buen clima de negocios y seguridad jurídica para la esperada reactivación. Puede ser que lleguen a un acuerdo con los gobernadores pero ¿los sindicatos? que mantienen una pulseada muy tensa después del recorte de las horas taxi  ¿cederán fácilmente a otras conquistas laborales que en los últimos quince años multiplicaron por tres sus salarios en términos de dólares ? Para los productores el problema no es menos relevante. Los yacimientos maduros obligan a que los costos por barril sean altos sumados a los costos de amortizar la inversión, también  altos. “Un inversor en estos yacimientos puede recuperar hasta un  70 por ciento de lo que desembolsó en un año, un margen superior al de la perforación tradicional pero también enfrenta una mayor velocidad de declinación entre 60 y 70 por ciento en pocos años. Es un negocio de alto riesgo,   Todavía falta mayor cantidad de empresas de servicios que generen competitividad entre sí para abaratar los costos y traer nuevas tecnologías. Faltan además obras de infraestructura como una línea de tren entre Añelo y el puerto de Bahía Blanca y plantas de almacenaje subterráneo para el gas. Hace falta una regasificadora con anclaje en tierra para no depender de la que está construyendo Uruguay que aún así  no compromete precio ni despacho firme, ni  tampoco depender del gas regasificado  proveniente de Chile. Hace falta terminar con el GNEA para llevar gas a muchas provincias cuyas industrias se verían favorecidas con el  abastecimiento del combustible.

Hay mucho por  hacer y el recorte del Presupuesto en Energía para el 2017  es de 17,9% % – algunos sostienen que es de 30%-  por tanto, en principio  la inversión en infraestructura y desarrollos deberá llegar de la mano de los privados. Pero es necesario la recuperación de la confianza para que vuelvan las inversiones que se frenaron en los últimos años. La coyuntura  doméstica e internacional hasta ahora no ayudó y la llegada de fondos fue más anuncio que realidad. Porque todavía no está  claro para los inversores cual es el precio que van a recibir si quieren encarar un desarrollo de gas.  Los precios a mediano y corto plazo no van a bajar, por el contrario, los precios van a ser elevados en principio hasta que haya competencia de gas con gas y eso solo se va a lograr cuando haya muchos operadores que tengan acceso a varias áreas y haya mucha inversión. Ese camino todavia no se está recorriendo. El Gobierno esta pensando en distintas alternativas del plan pero no las tiene definidas.

18 recommended
230 views
bookmark icon