“Tenemos por delante mucho por hacer”

31


El subsecretario de Energías Renovables, dijo que probablemente no se llegue al 2018 con el 100% del compromiso de generar el 8% de fuentes renovables, pero no pasaría de mediados del 2019

Sebastián Kind, quien dirige una de las carteras más prometedoras de la actual gestión,  respondió a Energía&Negocios sobre la actualidad en materia de fuentes renovables de energía, proyectos en construcción, regulaciones del mercado y lo que se viene de cara a una nueva convocatoria para adjudicar las obras correspondientes a la Ronda 2.0 del Programa RenovAr.

En relación con el reciente viaje a España acompañando al presidente Mauricio Macri, se mostró optimista sobre el futuro y aseguró que “la Argentina es un lugar de oportunidades y España ha sido históricamente un país interesado en Argentina, más allá de las cuestiones coyunturales”.

¿Coincide con que hubo una desaceleración de los proyectos de energía renovables?

No. Todo lo contrario, lo que sucede es que siempre hay un período donde se generan las bases, en el caso de la negociación en energía, para que las cosas sucedan.

Ahora estamos en la etapa de confirmación de lo que venimos llevando adelante desde el año pasado donde comenzamos prácticamente de cero. Se estableció todo el marco de contratación, principalmente del Programa RenovAr, los decretos reglamentarios, resoluciones del Ministerio y el programa RenovAr en sí mismo, con las firmas de los contratos y la creación del Foder.

Hubo que trabajar mucho en normativas para poder dejar marcadas las bases y la arena para que se jueguen las renovables a gran escala.

Lo que sucede ahora no es para nada una desaceleración, sino que se están firmando los contratos que son los compromisos últimos de la primera etapa, tanto de los contratos de adhesión al Foder como los contratos de abastecimiento.

Del total de esos contratos, de los 1.142 MW correspondientes a la ronda 1, llevamos firmados el 99% y la diferencia que falta se solucionará en cuestión de días por formalidades que deben cumplir los oferentes.

De manera que todo lo que compete a la primera parte del lanzamiento del programa, se acaba de terminar de firmar. Esto quiere decir que venimos cumpliendo el calendario previsto y ahora los contratos firmados empiezan a estar en estructuración financiera y en construcción y eso está andando muy bien.

Desde el primer llamado en julio de 2016 ¿cuántos proyectos han iniciado su construcción?

Ese dato yo no lo tengo, lo tiene cada empresa, si sé que hay empresas que están con inicios de obras y con pagos anticipados para comenzar la fabricación de tecnologías tanto para eólicos como para solares, así que se está moviendo muy bien.

¿Los insumos deben ser de industria nacional o se va a importar mucho?

Cada una de las empresas se comprometió a utilizar un determinado monto mínimo de componentes nacionales con el que deben cumplir. De hecho, existen muchas empresas que están intentando ver cómo aumentar ese volumen de componentes porque existen premios para los que integren una mayor cantidad de componentes de la industria nacional.

Nosotros hemos dejado abierta la posibilidad de que las empresas no se limiten a lo declarado, sino que vayan más allá. Lo que no pueden hacer es ir por menos, porque eso está sujeto a penalidad. Estamos tratando de que puedan ir a más.

¿Se posterga la Ronda 2?

Nunca hemos dicho que se postergue. No hay ningún atraso en la firma de contratos, conforme al calendario y sin ningún tipo de problemas.

La realidad es que las especulaciones sobre cuándo va a ser la fecha de una Ronda 2, dependen de la decisión que se tome desde la autoridad de aplicación en función de cómo avancen los proyectos, no solo las firmas de los contratos, sino también la estructuración de los proyectos a consecuencia de la firmas de los contratos. Eso es muy pronto para decirlo ahora.

Se habló mucho de la falta de fondos para la construcción de las pocas obras que se habían iniciado por la falta de financiamiento. ¿Cuál es la situación al respecto?

-Se han dicho muchas cosas, esperemos un poquito y veremos que no es así.

Respecto del total de las empresas que resultaron adjudicatarias en las licitaciones correspondientes a la Ronda 1 y 1.5, llama la atención la cantidad de compañías que se crearon recién en 2015 y que se quedaron con obras

Eso no es así.  En la medida que las compañías cumplan con los requisitos pueden ser consideradas elegibles por el proceso adminstrativo.

¿Qué significa esto? que siempre y cuando presente los balances correspondientes puede ser considerada.

Esto significa que ninguna compañía que se haya conformado como una cáscara, o reciente,  puede tener balance y por lo tanto no cumple con los requisitos. Nadie entró sin balance.

Por otro lado necesitan tener garantías, nadie da garantías sin tener un respaldo.

¿Están las suficientes garantías?

Lo que se pidió, por su puesto, si no nadie podría haber entrado. Eso no es una cuestión de fe. Las empresas cumplen o no cumplen, las que cumplieron, entraron y las que no cumplieron, no entraron. Está todo perfectamente establecido y comunicado.

¿Se siente más apoyado en este Gobierno?

Durante el gobierno anterior trabajé como asesor en el Senado de la Nación donde colaboré para lograr el impulso de las energía renovables.

Lo que terminó pasando fue que se aprobó por unanimidad y esto fue una medida que se lanzó con el gobierno anterior y es eso lo mejor que nos puede pasar, que haya una Política de Estado, de continuidad de una medida que no tiene que ver con política partidaria, sino con el Estado.

Argentina tiene compromisos ambientales y en paralelo tiene un compromiso con la diversificación de la matriz energética, que va de la mano con esos compromisos.

Siendo básicamente gasífera la matriz energética de argentina ¿Por qué tanta necesidad de impulsar renovables?

 El país está importando casi el 30% de su demanda y está creciendo entre un 3% y 4% interanual.

Por lo tanto esto va más allá de lo que Argentina tenga, porque también tiene el número uno en renovables, tal vez a nivel mundial y no estábamos haciendo demasiado. Ahora estamos aprovechándolo.

Dentro del país, en los lugares donde más se pueden aprovechar los recursos renovables¿hay nodos, hay interconexión?

Depende de qué estemos hablando. Nada es infinito. Cada nodo tiene su limitación, Pero sí, nodos hay y Argentina tiene capacidad eléctrica para despachar.

Pero si uno quiere hacer todo junto en un nodo, no habrá capacidad en el mundo que se pueda hacer. Argentina tiene capacidad todavía ociosa para despachar energías renovables.

¿Hay posibilidad de que se liciten renovables cada seis meses? Hubo trascendidos al respecto.

Lo que ocurre es que hay mucha especulación en el mercado. Nosotros en ningún momento hemos dicho que eso pudiera ser así.

¿El Banco Mundial llegó a tiempo con la aceptación de garantías? ¿Están conformes?

Muy conformes. Hubo muchas especulaciones con este proceso, pero estamos dentro de los tiempos previstos. Había una fecha y se cumplió el 27 de febrero. Lleva tiempo y tiene muchas etapas, todo un proceso y este es el último eslabón: la decisión del directorio ejecutivo del Banco Mundial. Eso tenía fecha y se cumplió.

¿El BM financia o es sólo garante?

-No stá financiando. Es una garantía. Los detalles de esto son públicos y hay una tabla que nosotros publicamos, en donde el tramo más largo en tiempo y al 100% del volumen que se puede tomar tiene un cargo para las empresas, no para el estado nacional, de 100 puntos básicos, en donde el Estado se hace cargo de un punto básico por cada componente nacional como uno de los fomentos de integración a la industria nacional.

¿Qué sucedería en caso de que alguna empresa no pueda hacerse cargo de la obra por falta de financiamiento?

-Cada proyecto puso garantías firmes, que son sujetos de ejecución frente al incumplimiento.

Esto fue un proceso licitatorio perfectamente establecido, con reglas que hacen derechos y obligaciones y como establecen los contratos, se ejecutarán las garantías correspondientes para quienes no cumplan.

De los 59 proyectos adjudicados entre las Rondas 1 y 1.5 del Programa RenovAr, 27 solicitaron la garantía del Banco Mundial, entre los cuales 12 son proyectos eólicos (721 MW), 10 de energía solar fotovoltaica (306 MW), 4 de pequeños aprovechamientos hidroeléctricos (4 MW) y 1 de biogás (1 MW).

¿Qué pasa con las 32 obras restantes que quedaron por fuera de la garantía del BM?

La garantía del Banco Mundial no es una condición sine qua non para la ejecución de los proyectos,. Las compañías tenían la opción de tomarlas o no tomarlas, porque tiene un costo que les generara  un valor extraordinario al cálculo base respecto de la que la propia empresa tenía.

Hay quienes no lo tomaron, porque no le generaba ningún valor y le hacía más caro el producto, haciendo que de esa manera perdiera competitividad en un mercado competitivo.

Entonces algunos decidieron tomarla y otros no. Pero la garantía del Banco Mundial es recién el tercer nivel de garantías, el tercer escalón. Los otros dos escalones, los tienen presentados el 100% de los proyectos. Los 59 proyectos adjudicados cuentan con los dos escalones, sólo que algunos tomaron el tercer nivel y otros no.

¿Qué motiva no tomar ese tercer nivel, más allá de la opción del BM?

Cada empresa hace la apreciación sobre el nivel de cobertura que quiere tener. Es como cualquier menú de opciones de seguro. Simplemente los que no tomaron el tercer escalón, toman otro riesgo, nada más. Están en condiciones de iniciar sus obras igual, El programa es lo que es, no es que ahora pueda haber otra garantía.

El programa tiene tres niveles de garantías, la primera es la garantía líquida de pago, la segunda son letras del Tesoro en garantía y el tercero es el  Banco Mundial. Sólo el tercer nivel es opcional para las empresas, los otros dos son obligatorios. Todos los que firmaron hicieron un compromiso de adhesión al fideicomiso FODER, se establecen las garantías tal cual  las exponemos.

Algunos bancos han manifestado dudas respecto del recupero de la inversión porque Cammesa depende exclusivamente de los fondos del Tesoro y las distribuidoras presentan balances en muchos casos negativos. El BM ha ofrecido garantías por unos US$ 480 millones. ¿Tranquilizó a los inversores la confirmación de la garantía del BM?

Sí, sobre todo a los inversores internacionales. Esta es una estructuración puesta para poder ampliar el abanico de oferentes que quieran entrar a competir con precios moderados y no a precios desorbitantes, como muchos esperaban, y eso hizo que se ampliara el abanico de quienes estén dispuestos a entrar a invertir en Argentina.

¿Cuánto  cuesta la instalación de Molinos Eólicos?

Depende, es muy relativo, varía mucho según el dónde se haga la obra y la capacidad que ésta tenga. Lo normal de esperar en eólicas, es que esté entre US$ 1.3, US$ 1.4, US$ 1.5, US$ 1.6 millones por MW instalado. Mientras que en fotovoltaicos, lo normal está entre los US$ 0.80 y US$ 1.20 millones.

Interconexión: Una de las cuestiones que se plantean es ¿A cuánto asciende la inversión necesaria para construir las líneas de transporte de la energía generada por estos proyectos y de qué modo se va a financiar?

Todos los parques adjudicados fueron sujetos y conformes al Anexo III del pliego de bases y condiciones, que daba nodo por nodo, todos los posiles de conexión de parques sin lo que se llama el Riesgo de Congestión.

Es la primera vez que en Argentina se pone blanco sobre negro sobre las capacidades reales de cada uno de los nodos posibles del país. No hay ningún proyecto que haya sido aceptado por fuera de algunos de los nodos del Anexo III ni por fuera de las posibilidades.

En Mendoza, Emilio Guiñazú, Secretario de Energía, se mostró desconforme con el modo que se llevó adelante el proceso licitatorio porque las exenciones arancelarias pusieron en desventaja a la industria nacional y porque no se evaluó adecuadamente el beneficio del uso de tecnología local, mano de obra argentina y su consecuente impacto fiscal.

Por su parte, Gerardo Morales, Gobernador de la provincia de Salta, también manifestó su malestar, incluso ante el Presidente Mauricio Macri, porque entendió que no se estaba apoyando un buen proyecto para Jujuy y para la Argentina, único por su envergadura. ¿Qué pasó?

-No parece, pero no es a mí a quién se lo tendrías que preguntar, habría que preguntárselo a ellos. Si ellos están desconformes, ellos te lo harán saber.

No es que haya malestar, hay distintas razones que nos confirman que lo que estamos haciendo desde el gobierno nacional es lo que debíamos hacer y es lo correcto y sobre las cuestiones que debemos mejorar y lo estamos mejorando y aggiornando para que sea un proceso superador en las siguientes rondas. Lo importante es que en el balance esto ha sido muy positivo.

La Argentina tiene un potencial hidroeléctrico del que sólo se aprovecha el 20 o 25% ¿por qué no se incluyeron las grandes hidroeléctricas y se limitó a 50 MW las micro hidroeléctricas?

No es que se limita, simplemente las que superen esa potencia, quedan por fuera de la Ley 27.191, que es un régimen particular que da lugar a multitecnologías, entre ellas la pequeña hidroeléctrica.

No significa que no se puedan hacer obras más grandes, sino que simplemente no son paraguas de esta Ley.

Se decidió así porque en todas partes del mundo siempre se tiene algún límite y el límite es discrecional. La Ley 26.190 era de 30 MW, porque así se decidió por medio de los legisladores del 2006, que creyeron que ese debía ser el límite. El resto quedan por fuera, pero no significa que Argentina no pueda explotarlos.

¿Cómo es su relación con el resto de los sectores que trabajan en materia de fuentes renovables?

Excelente, extraordinaria. La única manera de haber podido sacar el programa con el éxito que está teniendo, es habiendo trabajado mancomunadamente con el resto de las áreas.

Con este y otros ministerios, con la agencia de finanzas, con agroindustria, con la Jefatura de Gabinete, esto viene siendo un trabajo en conjunto.

La 27.191, tiene como plazo el último día del 2025 e impone una matriz eléctrica compuesta por un 25% de energía de fuente limpia.

En el proceso, la norma establece objetivos intermedios. Al 31 de diciembre de 2017 debe alcanzase un mínimo de 8% del consumo interno con renovables, al 31 de diciembre de 2019, un 12%, al 31 de diciembre de 2021, un 16% y, finalmente, al 31 de diciembre de 2023, un 18%. ¿Cree usted que se podrá llegar a la meta del 8% para el 2017?

El Decreto 531 manda hacer las auditorías al 31 de diciembre del 2018, pero hay un año más para auditar. Probablemente no se llegue al 2018 con todo firmado y al 100% del compromiso, pero en unos meses más seguro que sí.

Todos los proyectos de entre 12 y 30 meses entran en etapa de operación comercial.

Eso sucederá, desde que se firmaron los contratos, unos meses luego, pero debiéramos estar incluso por arriba del 8% algunos meses después.

¿Qué habría que mejorar?

Varias cuestiones. Las cuotas de biomasa y de biogás tuvieron pocos proyectos presentados. Hubiéramos querido más y estamos trabajando, pusimos un equipo dentro de la Subsecretaría para que se encargue de eso, principalmente en el sector, para tener mejores resultados.

No nos podemos quedar con el galardón de lo hecho, incluso en el año pasado, porque tenemos todavía cosas por delante muy interesantes para seguir transformando la matriz.

Los criterios de elegibilidad sólidos limita la especulación, el mercado puede tener normalmente muchas situaciones, nosotros debemos tratar de limitarlos a parámetros que entendamos como lógicos para asegurar el éxito.

Infalible no es, pero eliminamos en gran medida a los especuladores desde el inicio del programa.

 

31 recommended
655 views
bookmark icon