Acuerdo por Yacyretá

40


Humberto Schiavoni, presidente de Yacyretá explicó que el acuerdo entre la Argentina y el Paraguay  “se completa con la aprobación de ambos parlamentos”. El titular de la EBY calificó el acuerdo de “clave” y como producto de “una decisión política de ambos países”, a la vez que mencionó que “retomamos un proyecto similar del gobierno anterior, que había avanzado y no se pudo concretar debido a los problemas políticos institucionales que tuvo Paraguay”.

Schiavoni

Explicó con detalles que el Acta de Entendimiento “que incluye todos los aspectos: el endeudamiento, las compensaciones, la aplicación de un programa de reducción de gastos para lograr una tarifa energética más barata y obras conjuntas como la construcción de la represa hidroeléctrica Añá Cuá, además de la modernización y eficiencia de Yacyretá”. Por otra parte, abundó en información respecto a “los 30 años de distorsiones del proyecto original de Yacyretá” y la generación de grandes deudas producto de demoras e incremento de costos.

Respecto de la reestructuración de la deuda de Yacyretá por préstamos y compensaciones que comprende el pago del capital actualizado explicó que son aproximadamente 5.000 millones de dólares a 20 años de plazo y 10 de gracia con quita de intereses. “Esto es sanear, compensar, poner en claro, a partir de ahora de sanearon los intereses”, dijo, a la vez que agregó que se busca “sanear una situación que lleva muchos años de distorsiones y, tornar a Yacyretá en un ente viable económica y financieramente”. Agregó que “hasta el día de hoy, Yacyretá no pagó ni un solo peso de su deuda” y que este, “es un arreglo muy global y lo que la EBY va a pagar es el capital actualizado en dólares y lo que se condonan son parte de los intereses”.

Schiavoni explicó finalmente que “desde que se inició el proyecto hasta que se terminó y empezó a generar el 100 por ciento, en 2011, Yacyretá solo tuvo gastos y no tuvo ingresos, y eso generó grandes distorsiones. Ahora va a empezar a pagar de una manera ordenada”. Sobre el valor de la tarifa afirmó que “es la resultante de los costos” y que se aspira a llegar a una reducción del 30 por ciento en cuatro años.

Respecto de la construcción de la represa hidroeléctrica Añá Cuá, Schiavoni, adelantó que “se financiará con ingresos corrientes de Yacyretá”, que costará 600 millones de dólares y que el plazo de ejecución de la obra está previsto en tres años y medio o cuatro. “Esperamos, antes de fin de año tener firmado el contrato y haremos lo imposible para que el proceso licitatorio (licitación nacional e internacional) esté concluido”
Deuda líquida

La deuda total de la EBY hacia la Argentina por la construcción de la hidroeléctrica es de 17.259 millones de dólares, incluyendo 9.990 millones de esa moneda en intereses devengados desde 1992.

A su vez, Yacyretá reclama a la Argentina 3.015 millones de dólares por la energía recibida.

Yacyretá adeuda en concepto de compensaciones previstas por el tratado original, 663 millones de dólares a la estatal argentina EBISA y 634 millones de dólares a Paraguay y su empresa de electricidad.

Según el acuerdo, la Argentina condona los intereses y cobrará el saldo de 4.084 millones de dólares, más un mecanismo de actualización previsto en un plazo de repago a 20 años, con 10 de gracia.

Además de garantizar el suministro de energía para los próximos años, el acuerdo impulsa las inversiones necesarias para construir la central de Aña Cúa, con tres turbinas que permitirán generar casi un 10 por ciento de energía adicional, lo que representa 1760 gigavatios/año.

También servirá para modernizar y ampliar la central actual, renovar las 20 turbinas actuales y agregar tres a la línea de generación.

Con una capacidad instalada de 20.000 gigavatios por año, Yacyretá es el principal generador de electricidad del país, con un aporte del 13% sobre el total.

En tanto, el 87% de su producción es consumido en Argentina y el restante 13% en Paraguay.

40 recommended
529 views
bookmark icon