Israel avanza en su objetivo de exportar gas natural a Europa

Published 3 semanas ago -


Israel ha descubierto grandes reservas de gas natural que están emplazadas en el este del enorme Mar Mediterráneo. Frente mismo a sus costas.
En los últimos meses el esfuerzo por intensificar su explotación ha crecido vigorosamente en procura de posibles mercados en la Vieja Europa.
Para ello Israel acaba de suscribir con Chipre, Grecia e Italia un convenio preliminar que apunta a comenzar a construir un enorme gasoducto de transporte de gas natural que lo llevaría desde los yacimientos en el subsuelo marítimo del Mar Mediterráneo hasta los importantes mercados consumidores europeos.

 Emilio J. Cárdenas (*)

Hablamos de un proyecto muy significativo, con un costo total estimado preliminarmente en unos 7 billones de dólares. Sería aparentemente a gasoducto más largo del mundo y el que, además, a la mayor profundidad en su recorrido.
Llevaría el gas natural desde sus yacimientos en las costas de Chipre e Israel hasta Grecia e Italia.

Lo que supone un recorrido del orden de los 2.200 kilómetros, con una profundidad que llegaría a los 3 kilómetros, en algunas partes de su extensión. La fecha por ahora prevista para su terminación es el año 2025. Casi una década, entonces.

El proyecto tiene frente a sí dos grandes problemas. El llamado “riesgo político” (propio de Israel) y el precio del gas natural, que hoy es bajo. Pero sería ciertamente una alternativa geopolíticamente bien interesante a la actual provisión de gas natural que fundamentalmente llega a Europa desde la rica, pero con frecuencia inestable, Federación Rusa o desde los yacimientos ya declinantes del Mar del Norte. Israel tiene sus yacimientos de gas natural ya en producción y prevé continuar ampliándolos con nuevos desarrollos en los próximos años. Chipre, por su parte, está licitando activamente la explotación de los suyos. Recientemente las autoridades de la isla hicieron la tercera rueda de licitaciones convocando a los inversores privados, como estaba previsto.

Para Israel, que tiene acuerdos de provisión de gas natural que ya han sido suscriptos con Jordania, Egipto y hasta con la Autoridad Palestina, el gasoducto proyectado al que nos referimos es vital para poder consolidar y afirmar su rol como país exportador de gas natural.
Y es, por lo demás, una alternativa menos costosa que la de vender a los clientes del exterior el gas como producto licuado.

Para que el proyecto avance es necesario que Israel evite en más que sea objeto de toda suerte de obstáculos burocráticos, como lamentablemente sucediera recientemente con el desarrollo del gran yacimiento de gas natural que lleva el nombre de Leviathán, cuya marcha enfrentó obstáculos serios desde la autoridad que regula la competencia en el mercado doméstico israelí y fue objeto de marchas y contramarchas regulatorias que generaron largas demoras innecesarias, que bien pudieron haberse resuelto mucho más dinámicamente.  Mientras tanto, el sueño israelí de llegar a ser un país exportador de gas natural se mantiene y, queda visto, va decididamente camino a hacerse realidad.

(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

10 recommended
55 views
bookmark icon