Enarsa licitará el último tramo del NEA

27


La empresa Energía Argentina S.A. (Enarsa) lanzó hoy la licitación pública nacional para la construcción de último tramo del Gasoducto del Noreste Argentino (GNEA), que demandará una inversión de 1.100 millones de pesos para unos 100 kilómetros de tendido y cuya culminación está prevista para 2018.

Se trata de la licitación 1/2017 que lanzó Enarsa para completar un tramo de 103 kilómetros en el límite de las provincias de Salta y Formosa, que dejó inconclusa la empresa Vertúa y cuyo contrato fue rescindido en mayo por Enarsa al constatar que sólo se había construido el 53,92% del denominado tramo EPC 1.

El coordinador regional del Plan Belgrano,Víctor Zimmermann, confirmó que desde hoy están a la venta los pliegos de licitación para el último tramo de la obra del Gasoducto del NEA, lo que permitirá concretar el “último tramo de la obra, que llegará hasta Formosa” y agregó que luego “se trabajará en la red de redistribución para las provincias de Corrientes y Misiones”.

Zimmermann, hombre de confianza del ex titular del Plan Belgrano, José Cano, detalló que el último tramo del ducto que se construirá recorrerá la traza desde Salta hasta Formosa, lo que forma parte de la mega obra se inició en el año 2003 y que el Gobierno nacional pretende finalizar en el primer trimestre de 2018.

El llamado a licitación tiene como objeto la ingeniería, provisión de equipos y materiales, y la construcción del tramo EPC1 Salta hasta la interconexión con el gasoducto existente en la Provincia de Formosa y los trabajos necesarios para habilitar el tramo correspondiente a la cañería instalada.

La empresa que resulte adjudicada también deberá construir las instalaciones de superficie, completando las tareas necesarias para la puesta en servicio del ducto e instalaciones de superficie, desde la interconexión con el Gasoducto de Integración Juana Azurduy hasta la conexión con el tramo correspondiente al gasoducto GNEA en la Provincia de Formosa.

Los pliegos estarán disponibles hasta el primer día hábil anterior de la apertura de las ofertas, acto anunciado para el 12 de octubre en las oficinas de ENARSA de Avenida Del Libertador 1068.

A pesar de la decisión de culminar el gasoducto, la empresa estatal no podrá asegurar su funcionamiento por falta de gas suficiente proveniente de Bolivia para atender la demanda proveniente -en particular en los meses de invierno- de las provincias de Formosa, Chaco y Santa Fe, explicó oportunamente el presidente de Enarsa, Hugo Balboa.

El gas que remite el país vecino apenas alcanza para alimentar el Gasoducto Norte, por lo cual el gobierno anticipó desde el Ministerio de Energía la idea de alimentarlo desde el sur del país.

Balboa explicó que Enarsa decidió la rescisión del contrato de la empresa Servicios Vertúa en uno de los nueve tramos en que se licitó toda la obra por mantener inconclusa la construcción de 103 kilómetros, en el límite entre las provincias de Salta y Formosa.

El tramo a licitar es el último pendiente de construcción del total de 1.500 kilómetros de extensión, por lo cual la obra podría estar completa a comienzos del año próximo.

El Gasoducto del Noreste originalmente fue concebido como una obra para abastecer de gas natural a más de 3,5 millones de habitantes en las provincias de Salta, Formosa, Chaco, Santa Fe, Corrientes y Misiones; aunque la revisión del proyecto postergó la extensión de la obra a las últimas dos provincias.

El primer tramo correspondía a Servicios Vertúa, quien debía encargarse de construir 230 kilómetros en la provincia de Salta y la conexión con el gasoducto Juana Azurduy, proveniente de Bolivia, pero sólo concretó el 50% y el resto es desde hoy motivo de licitación.

Denuncias de corrupción

En Buenos Aires, los analistas de Cambiemos intentan encontrar las razones por las que el ex titular del Plan Belgrado, José Cano, perdió por 200 mil votos en Tucumán, el doble de los 100 mil votos que le había sacado el peronismo en 2015.

“Según lo que nos informaban Cano y los dirigentes del PRO tucumano, esperábamos ganar, o al menos una elección pareja. El Presidente fue varias veces a Tucumán, le dimos el Plan Belgrano, es increíble…”, se quejan en la Casa Rosada.

Una de las explicaciones que encuentran a la brutal caída electoral es el desprestigio que cayó sobre Cano al aparecer las informaciones sobre los presuntos negocios de personas de su entorno en Corea del Sur. Por esos hechos, Cano y otras personas se encuentran imputados por la justicia federal.

El escándalo comenzó cuando la prensa de Corea del Sur publicó que, invocando su pertenencia al Plan Belgrano, Alberto Darnay, un hombre de estrecha relación con José Cano, prometió compras del gobierno argentino por 315 millones de dólares a una empresa coreana.

¿Y el plan?

El “Plan Belgrano” fue presentado durante la campaña electoral por Mauricio Macri como un programa de desarrollo social, productivo y de infraestructura orientado al crecimiento y la igualdad de condiciones y oportunidades para diez provincias del norte argentino.

La propuesta apuntaba a beneficiar a las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán, La Rioja, Catamarca, Misiones, Corrientes, Chaco, Formosa y Santiago del Estero.

Se proyectaba una inversión en infraestructura de 16 mil millones de dólares en 10 años, un fondo de reparación histórica de 50 mil millones de pesos en 4 años, solución habitacional para 250.000 familias, atención inmediata a los afectados por la pobreza extrema, y subsidios para las economías regionales e incentivos laborales, entre otros beneficios.

Las medidas concretas incluían un plan de infraestructura vial, ferroviaria y aerocomercial para integrar productivamente a las provincias del norte entre sí, con el centro del país, con los puertos y los países vecinos.

Transformar en autovía los tramos de las rutas 9, 34 y 14. Reactivar los ferrocarriles Belgrano, Mitre y Urquiza y mejorar los aeropuertos de Iguazú, Resistencia, Tucumán y Salta para fomentar el turismo.

La construcción de 150.000 viviendas sociales y los 100.000 créditos para compra y para alquileres subsidiados se complementará con obras de agua potable y cloacas.

Una rápida intervención en los lugares donde existe hambre, desnutrición y mortalidad infantil y materna altas. Ampliar la cobertura de la Asignación Universal por Hijo y universalizar un ingreso ciudadano independientemente de la situación laboral de los padres, ya que el norte 250.000 chicos no reciben ese beneficio.

Construcción de 1400 Centros de Primera Infancia, similares a los que funcionan en la Ciudad de Buenos Aires y que permiten que los niños desde sus primeros días de vida reciban contención, estímulos y nutrición necesarios.

Ampliación de la cobertura de preescolar para los chicos de 3, 4 y 5 años y en todas las escuelas de la región habrá Internet para mayor acceso a la información, expansión de conocimientos y estimulación en la creatividad.

Fortalecimiento la Atención Primaria de Salud en toda la región con la ampliación de la cantidad de hospitales públicos y médicos.

Luego de casi dos años, las promesas contrastan severamente con la realidad del postergado Norte Argentino.

27 recommended
221 views
bookmark icon