Menores alzas relativas en el precio internacional del LNG

14


El Gobierno nacional, a través de la empresa Energía Argentina (Enarsa), concretó este año la compra de 69 cargamentos de Gas Natural Licuado (GNL) y si bien registró un incremento interanual en el precio por millón de BTU del 6 por ciento, ese aumento resultó hasta cuatro veces inferior de los valores de referencia internacional.

Así lo señalaron fuentes oficiales que anticiparon que para hacer frente al pico de la demanda de gas durante los tres meses de invierno (junio, julio y agosto) se contrataron hasta el momento 69 cargamentos de GNL, y se estima que se podrían concretar otros cinco embarques en caso de ser considerado necesario por el monitoreo de Enarsa.

Un invierno más benévolo y un cambio en la metodología de compras permitió este año reducir las importaciones respecto a los últimos dos años, ya que durante el período anterior se importaron 77 cargamentos de GNL, y otros 89 en 2015, precisaron desde el Gobierno.

En cuanto a los costos, las fuentes precisaron que el precio promedio del GNL que llegó a las regasificadoras de Escobar y del Puerto de Bahía Blanca este año fue de 5,75 dólares por millón de BTU, un 6 por ciento más que los 5,44 dólares promediados en 2016.

No es ocioso mencionar que en el mercado interno se seguirá pagando US$7,50 por millón de BTU mediante el llamado “Plan Gas” de la gestión Kirchnerista, y que éste continuará vigente durante el 2018. Mientras tanto y pese a este precio sostén, continúa cayendo la producción de gas y petróleo y reduciéndose también las reservas.

Respecto de las compras de LNG, se destacó que la ampliación del número de oferentes y la decisión de realizar compras parciales mientras avanza el invierno permitió que el incremento interanual sea muy inferior a los que registraron los dos precios de referencia que se utilizan en el mercado.

Es decir, que mientras el costo que afrontó el país este invierno por el gas que ingresó por los buques de GNL fue un 6 por ciento superior al año anterior, el mismo es muy inferior al incremento del 24 por ciento del Henry Hub (el precio de referencia para los contratos de gas natural en EE.UU.) y de la suba del 18 por ciento del barril de petróleo Brent.

Desde el Gobierno se enfatiza en “la diferencia de gestión” y ofrece los resultados de 2016 en el cual la variación de precios registró una caída del 49 por ciento respecto a 2015, a pesar de que la referencia del Henry Hub registró un reducción del 4 por ciento y el Brent del 17%.

Fuentes oficiales explicaron que “la idea es bajar el costo de las compras de energía mediante una mayor competencia de oferentes. A diferencia de la gestión anterior cuando se adjudicaba la provisión a los mismos cuatro o cinco oferentes, hoy hay más de 33 empresas invitadas y las compras se distribuyen en al menos 15 proveedores”.

“La transparencia ayuda a que las empresas se vuelvan más competitivas, por lo que el Estado obtiene mejores precios por la energía que requiere”, se enfatizó.

Como parte del cambio de metodología, después de cuatro años, Enarsa decidió desde enero terminar con la intermediación de YPF para importar gas natural licuado y asumir la contratación directa de los cargamentos en reemplazo de la compañía que operaba como trader comercial de los barcos que llegan a las terminales regasificadoras de Bahía Blanca y Escobar.

Por prestar esos servicios, YPF cobraba 500.000 y 1 millón de pesos por cada buque importado según se tratara de las plantas de Bahía Blanca y Escobar, respectivamente.

Argentina comenzó a importar gas natural licuado en 2008 porque la producción nacional no alcanzaba para abastecer la demanda, y su precio tuvo picos en 2013 de hasta 16 dólares por MBTU, a pesar de que por entonces otros países compradores conseguían precios hasta 5 dólares menos por MBTU, como el caso de Brasil.

Para asegurar el abastecimiento en los picos de demanda en invierno, Enarsa concretó este año un nuevo acuerdo para adquirir gas a la empresa chilena Enap por 276 millones de metros cúbicos, lo que permitió incorporar al sistema unos 3,4 millones de metros cúbicos diarios a través del gasoducto trasandino Andes y la terminal de regasificación de Quinteros.

El contrato tuvo un costo del gas de 7,89 dólares por millón de BTU a precios en la terminal, se informó oportunamente desde Enarsa, a lo que se deberá sumar 0,18 dólares por millón de BTU al punto de ingreso al sistema de transporte (PIST), con lo que totalizaba 8,07 dólares.

 

14 recommended
180 views
bookmark icon